Clima polar

El clima polar, que se caracteriza por una condición permanente de bajas temperaturas, es el que se asocia a las regiones vecinas a los Polos de ambos Hemisferios. En la meseta interior del continente Antártico se registra un fuerte contraste térmico entre los meses de sol alto y los de noche polar. Por ejemplo, en la estación Polo Sur estos valores oscilan entre -28C en el verano austral y -60C en el invierno. La precipitación es muy en escasa y difícil de medir, considerando que generalmente cae en forma de nieve en un ambiente muy ventoso. En la Península Antártica las condiciones térmicas no son tan extremas, y la precipitación anual es considerablemente mayor por efecto del paso de sistemas frontales. Su lado occidental se caracteriza por un clima marítimo, y en su borde oriental predomina un clima continental relativamente más frío, donde el hielo cubre el océano todo el año.